COMPASIÓN

Cuando alguien le hace daño a otra persona, sentimos el impulso de enfadarnos y condenar su acción, sin darnos cuenta de que lo único que lograríamos sería perjudicarnos a nosotros mismos. El enfado es una emoción que nos hace daño y no deberíamos castigarnos por los errores que cometen otros.

Puedes usar la meditación para invocar la COMPASIÓN. Empieza pensando en alguien que quiera perjudicar a los demás y piensa que lo malo no es la persona en sí si no sus actos. Comprende que nacen de un dolor interno, fruto de las frustraciones, el miedo, la ignorancia… Compadécelo por ello y visualiza una luz curativa alrededor de todo su ser. Así también te curarás a ti mismo.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s