El mar

Escucha el sonido del mar y de las olas que vienen y se van. En ocasiones el mar se presenta bravo y enérgico, otras tranquilo y remansado.

Observa ahora tu mente como un mero espectador. Al igual que el agua, tu mente puede estar agitada, calmada, turbia, serena… No la juzgues, del mismo modo que no juzgas al mar, simplemente obsérvala con amabilidad. Permite que tus pensamientos se alejen como dejas pasar las olas del mar.

Conecta con este video para iniciar tu meditación:

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s