Meditación Upanishadica. Audio

Las Upanishads son textos sagrados hindúes que forman parte de la revelación védica, algunos de los cuales datan de varios siglos antes de Cristo. Muchos investigadores consideran que son el conjunto de escritos más antiguos de los que se tiene conocimiento. Dada su profundidad y elevado tono filosófico, constituyen la base del hinduismo y de disciplinas como el yoga, la meditación y otras formas de práctica contemplativa.

En uno de estos textos, la Taittiriya Upanishad, se habla del Atman que sería nuestro verdadero ser, o más bien “el ser”, sin límites, sin individualidad, lo eterno, lo absoluto, la Realidad última. El Atman estaría envuelto, en su paseo por la manifestación terrenal, por estas cinco Koshas:

  1. Anna-maya kosha, es el cuerpo físico y el más denso. Es el velo de carne y hueso que necesita alimento. Está compuesto por los cinco grandes elementos o maha-bhutas: tierra, agua, fuego, aire y éter.
  2. Prana-maya kosha: campo de la energía vital. Conecta Anna-maya kosha con los restantes velos o estratos. Aquí la respiración será un componente clave.
  3. Mano-maya kosha es el estrato de la mente (pensamientos, ideas, imágenes…) y la afectividad (emociones y sentimientos), tanto conscientes como inconscientes.
  4. Vijnana-maya kosha es el campo del conocimiento, de la conciencia pura o conciencia supramental. Sustrato independiente y libre de contenidos y procesos mentales, propios del nivel anterior.
  5. Ananda-maya kosha  es el velo más sutil y está hecho de felicidad, alegría y gozo. Es la sede del espíritu individual.

Las Koshas podrían entenderse como campos o estratos de conciencia-energía, integradas en una totalidad más amplia que es el Atman. También podríamos exponer la naturaleza del Atman según sus tres dimensiones o planos de realidad: el plano físico, el plano sutil y el plano trascendental o espiritual. El plano físico se expresa a través de un cuerpo físico; el plano sutil a través del cuerpo pránico, el cuerpo mental y el cuerpo intelectual; y el plano trascendental se expresa a través del verdadero Yo espiritual.

La Meditación, desde esta perspectiva, trataría de armonizar las frecuencias vibratorias de las Koshas (recordemos que la tradición védica concede mucha importancia al sonido y las vibraciones) y compensar las interferencias que impiden el autoreconocimiento. Se considera que la persona que practica este tipo de meditación, va liberándose de las limitaciones que le imponen sus koshas, va dejando de identificarse con ellas, para aproximarse gradualmente a su verdadero ser, estableciéndose en otros planos de conciencia y volviéndose cada vez más consciente de su naturaleza divina.

Aquí te propongo una práctica de meditación upanishádica. Sitúate en un lugar tranquilo y adopta una postura cómoda y estable que te permita permanecer en total quietud, con la espalda recta pero sin tensiones: http://youtu.be/UApfVj34-fw

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s