Diálogos de Platón

Platón ( 427-347 a.c.), filósofo griego discípulo de Sócrates y maestro de Aristóteles, con el que compartió 20 años de amistad y trabajo conjunto. Ya desde niño se le elogió la rapidez mental y la modestia, así como su amor por el estudio. En su juventud se interesó por artes como la pintura, la poesía y el drama, así como por la gimnasia y los ejercicios corporales. Algunas fuentes refieren que se dedicó a las prácticas atléticas y que habría participado en varias batallas de la Guerra del Peloponeso y la de Corinto.

platonEn el 387 a.c. fundó la Academia, institución que perduraría más de novecientos años. Platón participó activamente en la enseñanza de dicha institución y escribió, casi siempre en forma de diálogo, sobre los más diversos temas tales como filosofía, política, ética, psicología, antropología filosófica, epistemología, gnoseología, metafísica, cosmogonía, cosmología, filosofía del lenguaje y filosofía de la educación.

Algunos de sus diálogos más relevantes son:
1. Diálogos de juventud (de los 28 a los 38 años).
Apología de Sócrates, retrato socrático del joven Platón. Critón, sobre problemas cívicos. Laques, sobre el valor. Lisis, sobre la amistad. Eutifrón, sobre la piedad. Protágoras, sobre la posibilidad de enseñar la virtud.
2. Diálogos de transición (de los 38 años a 41 años).
Gorgias sobre retórica y política. Crátilo sobre la relación entre el lenguaje y la realidad. Menón, sobre la virtud. Meneceno, parodia de las oraciones fúnebres.
3. Diálogos de madurez (de los 41 a los 56 años).
Fedón, sobre la naturaleza del alma. Banquete, sobre el amor. República, tratado de filosofía política acerca del estado ideal, de psicología, de educación, epistemología y otros asuntos metafísicos y en el que se incluye el Mito de las cavernas. Fedro, sobre el amor, la belleza el deseo, la locura, la memoria, la relación entre retórica y filosofía y la pobreza del lenguaje escrito en contraposición al lenguaje oral.
4. Diálogos críticos y de vejez (de los 56 a los 80 años).
Parménides, crítica de su teoría de las ideas. Teetto, sobre el conocimiento. Político, sobre política y filosofía. Filebo, investigación a cerca de la buena vida y la relación del placer con el bien. Timeo de cosmogonía, cosmología, física y escatología. Las Leyes, a cerca de la ciudad ideal, revisión pesimista de la República.

A continuación os presento algunas de sus citas a las que hay que aproximarse teniendo en cuenta que son fragmentos de los diálogos, discursos de pensamiento:

  • La conquista propia es la más grande de las victorias.
  • Se amable, pues cada persona con que te cruzas está librando su ardua batalla.
  • La libertad es ser dueños de la propia vida.
  • Tened cuidado de vosotros mismos y así haréis un servicio a mí, a mi familia y a vosotros mismos.
  • La sabiduría consiste en saber lo que se sabe y lo que no se sabe. La sabiduría es sólo ciencia de la ciencia y de la ignorancia.
  • La sabiduría nos pone en guardia contra los charlatanes.
  • El cuerpo humano es el carruaje, el yo, el hombre que lo conduce, el pensamiento son las riendas y los sentimientos, los caballos.
  • El que aprende y aprende y no practica lo que sabe es como el que ara y ara pero no siembra.
  • La música es para el alma lo que la gimnasia para el cuerpo.
  • Cada uno debe ser puesto a un trabajo, que ha de ser aquel para el que esté dotado.
  • El comienzo es la parte más importante de toda la tarea.
  • Un hombre que no arriesga nada por sus ideas, o no valen nada sus ideas, o no vale nada el hombre.
  • La política es el conocimiento y la ignorancia de lo que es justo.
  • El mayor castigo para el hombre de bien, cuando rehúsa gobernar, es el verse gobernado por otro menos digno.
  • Cuando una multitud ejerce la autoridad es más cruel aún que los tiranos.
  • No hay hombre que, revestido de un poder absoluto para disponer de todos los asuntos humanos, no sea víctima de la soberbia y la injusticia.
  • Donde reina el amor sobran las leyes.
  • Nada hay nada en el mundo que me cause tanto placer como hablar u oir hablar de filosofía, mientras que, por el contrario, me muero de fastidio cuando os oigo a vosotros, hombres ricos y negociantes, hablar de vuestros intereses.
  • Los sabios hablan porque tienen algo que decir, los tontos hablan porque tienen que decir algo.
  • Los buenos son justos e incapaces de dañar a nadie.
  • El hombre inteligente habla con autoridad cuando dirige su propia vida.
  • El hombre sabio querrá estar siempre con quien sea mejor que él.
  • El que no desee ser engañado, procure no engañar.
  • El alma es la que debe ocupar nuestros primeros cuidados, y los más asiduos, si queremos que la cabeza y el cuerpo entero estén en buen estado.
  • Buscando el bien de nuestros semejantes encontramos el nuestro.
  • La obra maestra de la injusticia es parecer justo sin serlo. No hay mayor perfección en el mal que el parecer ser bueno no siéndolo.
  • Dos excesos deben evitarse en la educación de la juventud: demasiada severidad y demasiada dulzura.
  • El silencio que los jóvenes han de guardar ante personas de más edad; cómo han de hacer que se sienten y levantarse ellos en su presencia.
  • Podemos perdonar fácilmente a un niño que le tiene miedo a la oscuridad, la verdadera tragedia de la vida es cuando un adulto le tiene miedo a la luz.
  • Frío e insípido es el consuelo cuando no va envuelto en algún remedio.
  • Los verdaderos filósofos no trabajan durante toda su vida sino para prepararse para la muerte.
  • Lo poco que sé se lo debo a mi ignorancia.
  • Se debe indagar lo que no se sabe.
  • Lo que es tuyo es mío, y lo que es mío es tuyo.
  • En el alma del que ama hay divinidad. De todos los dioses, Eros es el más capaz de hacer feliz al hombre.
  • No hay hombre tan cobarde que el amor no haga valiente y transforme en héroe.
  • La pobreza no viene por la disminución de las riquezas, sino por la multiplicación de los deseos.
  • Todas las cosas nacen de la misma manera, de sus contrarias, cuando las hay. Lo que nace de la vida es la muerte y lo que nace de la muerte es la vida.
  • El alma del verdadero filósofo, persuadida de que no debe oponerse a su libertad, renuncia, en cuanto le es posible, a los placeres, a los deseos, a las tristezas, a los temores.
  • Los verdaderos filósofos trabajan para adquirir la fortaleza y la templanza. El alma del filósofo contempla incesantemente lo verdadero, lo divino, lo inmutable, que está por encima de la opinión.
  • El alma lleva consigo la vida a donde quiera que ella va.
  • El alma, si es impura por involucrarse en algún asesinato o cualquiera otro crimen atroz, (provoca que) todas las demás almas huyan de ella, y le tienen horror; no encuentra ni quien la acompañe, ni quien la guíe; y anda errante y completamente abandonada, hasta que la necesidad la arrastra a la mansión que merece.

Puedes acceder a algunos de los textos de Platón en:
http://www.filosofia.org/cla/pla/azc05297.htm
http://www.webdianoia.com/platon/platon_text.htm

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s