¿Qué aporta el Mindfulness en la infancia?

Hasta hace relativamente pocos años se pensaba que la meditación se trataba de un proceso demasiado difícil e “intelectual” para los niños, sin embargo, estudios recientes han resaltado la eficacia de esta práctica en niños desde los 4 o 5 años de edad ya que son capaces de desarrollar, a su manera, una vida interior profunda. Además el Mindfulness presta mucha atención al cuerpo y los niños comprenden bien el lenguaje corporal.

Por otra parte, se infravaloraba el sufrimiento y la angustia en la infancia, pero estudios como los de Lupien confirman la existencia de estrés en niños pequeños, al que en ocasiones, o se ha ignorado o se ha tendido al extremo opuesto, a sobremedicarlos o psicologizarlos en exceso, cuando existen enfoques menos invasivos, ecológicos y eficaces como es el caso del Mindfulness.

Todos necesitamos un poco de tranquilidad en nuestras vidas, tanto física como mental, máxime en una sociedad tan demandante como la que nos ha tocado vivir y en la que los niños están ocupados con cientos de actividades (colegio, deberes, deportes, actividades extraescolares, TV, ordenador, etc.). Con la práctica de la Atención Plena, los niños aprenden a detenerse por un instante, a tomar aliento y a percibir lo que necesitan en cada momento, dejando de lado el “piloto automático”. Aprenden a ver la vida con otros ojos, aceptándola y siendo amables.

Investigadores y expertos en Mindfulness infantil como Felicia Huppert, de la Universidad de Cambridge, Eline Snel, Roy Hintsa o Susan Kaiser Greenland entre otros, defienden que el entrenamiento en Mindfulness puede mejorar no sólo a los que presentan síntomas relacionados con problemas de salud mental comunes, si no que también contribuye al bienestar y desarrollo general del menor.

En este sentido podemos mencionar algunos beneficios descritos:

  • Mejora el aprendizaje, la atención, la creatividad y el rendimiento académico.
  • Pueden concentrarse mejor e ignorar las distracciones.
  • Les ayuda  a regular sus emociones, a encontrar la tranquilidad y el equilibrio cuando se sienten enfadados, angustiados, molestos…y a sentirse mas seguros.
  • Aumenta la introspección, ven mas clara y objetivamente lo que sucede en su interior, en su exterior, en los demás y en su entorno.
  • Desarrollan la compasión y la amabilidad hacia si mismos y hacia los demás
  • Mejoran las habilidades prosociales como la paciencia, la empatía, la alegría por el bienestar de los demás o la ecuanimidad.

dibujo niños meditac dalai lama

Por último, recomendar algunos libros por si estas interesado en profundizar más sobre el tema:

  • Tranquilos y atentos como una rana, de Eline Snel.
  • El niño atento: Mindfulness para ayudar a tu hijo a ser más feliz, amable y compasivo, de Susan Kaiser Greenland.

Si quieres, me puedes seguir también en:

http://psicopedia.org/4408/mindfulness-para-ninos/

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s