La importancia de la Respiración en Meditación y en Relajación

La Respiración es una de nuestras principales fuentes de energía. Podemos estar sin comer unas semanas, sin beber unos días, pero si dejamos de respirar, en pocos minutos dejaríamos de vivir. La respiración es pura energía vital.

  • Siempre nos acompaña, siempre va con nosotros, es nuestra amiga fiel que nunca nos abandona. Se puede recurrir a ella en cualquier momento, circunstancia, lugar, ocasión.
  • No depende de la actividad mental voluntaria, no hace falta que pensemos en ella para que ocurra, por lo que supone una cura de humildad contra la tendencia natural que tenemos de controlarlo todo, de racionalizarlo todo.
  • Sin embargo, es una de las pocas funciones psicofisiológicas que además de funcionar de manera involuntaria e inconsciente, también puede ser activada de manera voluntaria y consciente en estado de vigilia, siendo capaces de controlar el ritmo, la profundidad y otras características de la respiración que regulan diversas funciones físicas y psicológicas.
  • A través de la respiración podemos tener acceso a sistemas de control fisiológico que normalmente son inaccesibles a voluntad como los sistemas simpático y parasimpático; por tanto, puede actuar como regulador de tus sentimientos y tu conducta. Aunque la respiración no requiere nuestro control voluntario, podemos influir en ella y dirigirla hacia formas de respirar que consideremos mas adecuada para determinadas circunstancias y actividades. Ciertas pautas como por ejemplo la respiración abdominal, son sumamente relajantes. Otras son energizantes. Se puede entrenar para aguantar mas tiempo bajo el agua, para calmarnos, para hacer ejercicio que requieren gran consumo de aire, para reducir dolores…
  • Nos ancla en el momento presente. No se puede respirar el aire de ayer, ni el de mañana. Por la mañana, no puedes hacer todas las respiraciones del día para tenerlas hechas. Ni siquiera puedes inspirar y espirar a la vez. Para la respiración sólo existe el ahora, este preciso y precioso instante. Por lo que las rumiaciones sobre el pasado o el futuro, no tienen cabida.
  • Es en sí misma un interesante objeto de observación. La respiración puede ser nasal, oral, abdominal, regular, irregular, profunda, superficial, corta, larga… Existen tantas pautas respiratorias como necesidades tenga el organismo. El aire entra en nuestro cuerpo frío y seco y sale templado y húmedo. Genera sensaciones físicas de expansión y contracción, sensaciones emocionales, tiene sus pausas… En fín, nunca te aburres al contemplarla.
  • Como anclaje de tu atención, la respiración es tan sutil que te hace ver con claridad cuándo se dispersa tu mente y a dónde ha ido. Si estás recordando algo o imaginando o planificando o estás aburrido, inquieto, creativo, temeroso, ilusionado…
  • Si aprendemos a “escucharla”, nos proporciona una valiosa información de cómo se encuentra nuestro cuerpo, nuestra mente, nuestro mundo emocional. Lo que supondrá tomar conciencia de qué es lo que necesitamos y el primer paso para tomar decisiones sobre cómo cuidarnos.
  • Cuando nos hacemos conscientes de ella, con toda nuestra intención, es capaz de  generar un espacio de paz, serenidad, tranquilidad y de conexión con uno mismo.

En definitiva, la respiración viene a ser el nexo de unión entre la mente, las emociones y el cuerpo. Compuébalo por ti mismo. Comienza a explorar tu respiración: http://youtu.be/UF4Dt8IFhRk

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s